Claves de la nueva Ley 14/2013, de 27 de septiembre de apoyo a los emprendedores y su internacionalización

El pasado día 30 de septiembre de 2013, entró en vigor la nueva ley de emprendedores la cual pretende potenciar la actividad emprendedora como “motor de crecimiento y base del empleo”, según fuentes del Ministerio de Empleo. Una norma muy esperada que afectará directamente a los más de tres millones de autónomos que existen en nuestro país.

No obstante y conforme se estipula en la Disposición final decimotercera hay una serie de artículos que entran en vigor en diferentes fechas, según la materia que se trate.

La justificación hay que buscarla en el propio contexto empresarial español: el 99% de las empresas inscritas en la Seguridad Social tiene menos de 250 trabajadores, el 87% menos de nueve, y en conjunto, dan empleo al 75,4% de los empleados.

A continuación se resumen los aspectos más destacados de la norma:

  1. No adelantar el IVA de las facturas: a partir de 2014 los autónomos y pymes que lo deseen podrán esperar a cobrar la factura para pagar el IVA a Hacienda. Eso sí, el volumen de negocio deberá estar por debajo de los dos millones de euros. En diciembre se tendrá que liquidar la parte pendiente, se haya cobrado o no, y deberán adaptar la contabilidad al criterio de caja.
  2. Emprendedor de responsabilidad limitada: el emprendedor que tenga deudas empresariales no deberá responder con su vivienda habitual. Responsabilidad limitada que, como se puede ver, no protege el patrimonio particular como sucede en el caso de las empresas mercantiles.
  3. Segunda oportunidad o acuerdo extrajudicial de pagos: se trata de establecer una vía para renegociar la deuda con más ventajas que con el concurso de acreedores. La condición para poder optar a ella es que el pasivo –la deuda– del emprendedor no sea de más de cinco millones de euros.
  4. Deducciones por reinvertir los beneficios: se deducirá un 10% en el Impuesto de Sociedades de los beneficios en nuevos proyectos cuya duración sea de al menos cinco años.
  5. Incentivos fiscales para los que inviertan en empresas de nueva creación: podrán deducir hasta 4.000 euros en el IRPF aquellas personas que inviertan en empresas nuevas o recientemente creadas.
  6. Permiso de residencia para los extranjeros que inviertan en España: podrán beneficiarse de un permiso de residencia por dos años aquellos extranjeros que compren un bien inmueble de más de 500.000 euros, o que inviertan dos millones en deuda pública española.
  7. Más facilidad para la licencia exprés: si antes se limitaba a negocios con una superficie de hasta 300 metros cuadrados, ahora se amplía a 500.
  8. Ventanilla única del ICEX para facilitar información a la pymes que quieran salir al exterior.

Para ampliar información y consultar acerca de las implicaciones que tiene la citada ley en el marco empresarial, pueden contactar sin compromiso alguno con nosotros en los datos que obran a pie de esta noticia.